¿En qué fase de la pandemia estamos? La columna de Atilio Martínez

En el programa “La Radio Con Vos” (FM Futura) dialogaron con Atilio Martínez, en su columna semanal de análisis y reflexión política. El licenciado habló sobre la situación que se está atravesando y su pregunta como disparador fue: ¿En qué fase estamos?

Atilio Martínez sostuvo que la columna de esta semana nació de una crítica y autocritica, el viernes próximo pasado fue la primer vez que decidí deliberadamente tomar distancia de los anuncios en relación a las medidas sanitarias por la pandemia de COVID-19, congruentemente el gobierno fue la primera vez que también hizo anuncios ya no con el intento de persuasión que venía sosteniendo, sino que casi para cumplir, con un video distante, casi soso. Al interpelarme porque puede haber sucedido, me surge pensar que estamos cansados de este mal sueño que no encuentra final, lo que no puede ser argumento para que bajemos los brazos en esta pelea por la vida. A los minutos con los anuncios en los distintos grupos y foros que formamos parte a través de las redes sociales surgía una discusión repetida ¿en qué fase estamos? Un debate propio de todo lo que nos acontece pero que genera más confusión que esclarecimientos. Si bien no deja de ser importante saber cuál es la situación y el diagnóstico local de la pandemia, lo esencial para que nos cuidemos, es no perder de vista la calidad de la información a la que accedemos y compartimos, hoy es más importante la fuente que el contenido mismo, sobre todo ante definiciones que se parecen a nuestros deseos y expectativas. Gran parte del fastidio social es producto del agotamiento tras seis meses de medidas, todas necesarias, pero que nos han complicado la vida cotidiana y también nuestra organización social, política y económica. Que no nos confunda y gane ese fastidio, debería ser la consigna de la hora, por eso hoy verificar la fuente y la fiabilidad de la información que consumimos es esencial. Agudizar ojos y oídos también es una tarea a la que nos tenemos que predisponer, sobre todo para separar la paja del trigo A seis meses del primer decreto que dispuso medidas sanitarias de cuidado, distanciamiento y aislamiento social podemos hacer un pequeño balance, en el que sin dudas el saldo es favorable, el ritmo de contagios no ha desbordado nuestros sistema sanitario, si bien lo tiene bajo muchísima presión resiste con todos sus bemoles. Asimismo hay una nota destacada en todo este proceso que son los trabajadores y trabajadoras de la salud pública, en esta hora nos muestra toda su valía, no sólo a la hora de la atención sino también en el área investigativa con descubrimientos como el adn del virus que ataca en nuestro país o en el desarrollo de la vacuna. La recuperación del Malbran creo que es la nota que define la centralidad del sistema sanitario del estado. Lo que no quita que existan errores o malas decisiones o acciones que podrían haberse encarado de otro modo, sobre todo en lo que hace al cuidado del personal de salud, hubo demoras en el pago del bono nacional —por citar un ejemplo— que solo ocasionaron malestar. No obstante este saldo favorable, en términos políticos que es una lectura necesaria de hacer, fortalece a los oficialismos que han estado al frente de los distintos estados ya sea nacional, provincial o municipal. Lo que deja muy pocos espacios para el crecimiento político y más adelante electoral de los espacios de la oposición.

La praxis política no es un entelequia que se sustenta en análisis hipotéticos, sino que se funda en las sociedad en donde está inmersa, y como según entiendo yo las sociedades son producto de su historia, de su cultura y de su contexto y el actual esta eclipsado por la pandemia, entonces en esa encrucijada nace un gran dilema sobre qué decir y qué hacer en este contexto y así como estas quienes obran con prudencia, por momentos hay quienes se van a la banquina, sosteniendo en pocos días posiciones contradictorias que sólo suman confusión al agobio colectivo.

La gripe española de 1920 tuvo tres olas, la segunda fue la más trágica y más vidas costo y la razón de esto fue que tras el primer período de cuarentena la flexibilización se tomó como si todo había concluido, el rebrote fue impiadoso y el drama social una calamidad.

Escucha la columna de Atilio Martínez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *