Estudian la posibilidad de un consorcio estatal para conformar una ecorregión

Se trata de un corredor que comprende municipios, comunas y juntas del departamento Diamante. Claudia Gieco sostuvo que se trata de un proyecto “ambicioso pero totalmente realizable” para avanzar sobre la problemática de la clasificación y tratamiento de residuos.

Este martes, funcionarios del Ministerio de Ambiente de la Nación, mantuvieron una reunión virtual con la senadora Claudia Gieco y responsables de municipios, comunas y juntas de gobierno del departamento Diamante.
“A raíz de líneas de acción y financiamiento del ministerio, creímos oportuno hacer frente al problema de la clasificación y tratamiento de los residuos de manera conjunta, donde hay una intervención de cada una de las localidades pero en una dimensión regional”, dijo la legisladora.
La idea central es trabajar en consorcios, donde cada localidad se abocaría a la clasificación en origen, para luego hacer el tratamiento en un centro de referencia situado en otra localidad. Así se podría obtener financiamiento y se daría solución a una problemática cada vez más severa en las pequeñas localidades.
“Es una propuesta que surgió del diálogo permanente con los referentes de cada localidad. En la región, existen las plantas de tratamiento de Valle María, Diamante y Crespo en distinto grado de avance; por lo que no sería descabellado fortalecerlas en recursos humanos, técnicos y de inversión para poder hacer un trabajo conjunto y que las localidades pequeñas puedan trasladar allí sus residuos”, explicó.
De la reunión de hoy participaron Virginia Carranza, coordinadora de plan federal Casa Común, acompañada por José María Lozada y Carolina Díaz. También lo hicieron referentes locales del departamento Diamante y de la Municipalidad de Crespo.

Casa Común
En el marco del compromiso de Argentina con la Agenda 2030, esta iniciativa se orienta al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), promoviendo la transferencia de insumos de producción y conocimientos para la generación de alimentos sanos y la reducción de desechos mediante actividades de prevención, reducción, reutilización y reciclado.
De la misma forma se incorpora la conservación de la biodiversidad, la promoción del patrimonio cultural y el desarrollo de tecnologías simples y accesibles que permitan el consumo de energías renovables a pequeña escala.

Fuente: prensa Claudia Gieco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *